miércoles, 23 de febrero de 2011

5

Homage to Japan II: Force of Ninja

Mucha tinta, y variada,  se ha vertido sobre la historia de los ninjas, aunque parece ser que todos coinciden en la existencia de un componente mercenario versado en las "malas" artes.

No se vestían siempre de negro, aunque su imagen más popular sea ésa, sino que intentaban camuflarse con el entorno. Así, en sus incursiones nocturnas, dónde privaba el sigilo y la estela roja, solían utilizar el color azul oscuro porque refleja menos la luz de la luna que el color negro, o eso dicen.

En cuanto a las armas, hemos dotado al personaje con un par de shurikens en el antebrazo,  una shinobigatana a la espalda, un kunai en una mano  y un tekagi en la otra, no sea que se quede corto el angelito, evidentemente todo ello adaptado al escenario de la carta.



Como curiosidad, el kanji que lleva en la bandana significa "fuerza" y, al igual que en su predecesora, el inkan refleja el nombre del propietario de la carta.

Se ha utilizado una técnica mixta: acrílicos, Ink pencils, tintas y grafitos sobre la ilustración original de Terese Nielsen.

El "disfraz" del personaje está basado en el antiguo juego de la NES: Ninja Gaiden. Respecto del fondo, la imagen inspiradora está alojada en linkmesh, pero no he conseguido averiguar su autor.

Sigue leyendo

miércoles, 16 de febrero de 2011

4

Paleta húmeda

Cómo no me me he acordado de realizar un seguimiento de la alteración,  I'm sorry Raúl pero soy un desastre para estos temas, vamos a hablar del tema de las paletas húmedas, menos da una piedra, xd. Y aún así, llevo no se cuantos días con esta entrada empezada...

Mi eterno agradecimiento a Aaron, quién me ilustró acerca del tema y la verdad es que funciona a las mil maravillas. He visto por la red inventos miles, a precios también miles, pero es tan fácil montarte tu propia paleta húmeda de calidad, que he pensado que aún podía quedar alguien a quien le interesara. 

¿Por qué una paleta húmeda como ésta para las alteraciones? Muy simple, te permite mantener el grado óptimo de humedad y dilución así como realizar tus mezclas sin tener que añadir agua innecesariamente aguachinando el color y, por tanto, su poder de cubrimiento, pero tampoco quedarte corto. Te ahorras grumos y posos, más que suficiente para justificar su uso. Además puedes cerrarla, transportarla sin riesgo y mantener tus mezclas hasta que vuelvas a pintar sin que se alteren. Si calculas que van a ser muchos días, simplemente, métela en la nevera!

Si pintas en media hora, esto no es para ti, pero si te pasa como a mí, que soy más lenta que el caballo de un fotógrafo, y, además, me levanto 50 veces para atender niños, cachorro,  cenas, lavadoras, comidas, telefonos o lo que se tercie: Prueba, y verás como te facilita la tarea.

Bien, vamos a por el tema. Necesitamos algo que mantenga "mojada" la pintura acrílica (la cual se seca muy rápidamente, máxime en verano) con un grado óptimo de humedad.  Me habían explicado el sistema del plato de plástico con papel, pero quería algo más cómodo y duradero. Así que opté por algo que cualquier mami tiene en su recámara: una cajita para llevar toallitas de bebé en el bolso y esponjas enjabonadas para emergencias. La compré tiempos ha, para cumplir con mis obligaciones maternas y dado que éstas ya han caducado a este nivel, la utilizo para otros menesteres, pero vamos que ahora hay hasta para las toallitas de los cachorros, xd.



Componentes de la paleta húmeda:
  • una esponja desechable (de venta en cualquier farmacia).  Dicha esponja viene enjabonada de serie por lo que hay que aclararla y eliminar cualquier resto de jabón. Pero es fácil, un par de minutos bajo el agua y listos. Y con el resto que te queda del paquete, pues te será de gran utilidad en cualquier viaje en que no quieras cargarte con botes de gel y homólogos. La verdad es que yo las utilizo constantemente, me ahorro llevar potes pesados y volver con ellos.
    Esta esponja es la que realmente mantiene la humedad. La empapas bien y te durará días y días mojada.

    • Un trozo de papel de cocina. Dóblalo adaptándolo a la superficie a cubrir.
    • Un trozo de papel vegetal de horno, lo mismo: córtalo a medida, este material te asegura que únicamente traspasa la humedad, no el líquido. (Personalmente corto unos cuantos de vez, para tenerlo siempre a punto)
    Los elementos se ponen por ese orden de abajo a arriba: esponja, papel de cocina y arriba del todo el papel vegetal o de horno.

    A mí este invento me resulta de gran utilidad, sólo tengo que cambiar el trozo de papel vegetal y  siempre tengo la paleta a punto para ser usada.
     



    Sigue leyendo