viernes, 6 de junio de 2008

0

Me estremezco

Acabo de recibir un correo de Amnistia Internacional con el título "Ellas pagan los platos rotos" y me estremezco. No tengo palabras. ¿Cómo puede ser que siga ocurriendo? ¿Hasta cuando?
¿Os imagináis lo que tiene que ser vivir con miedo, con pánico, un día tras otro....?



Las mujeres sufren violaciones de derechos humanos en todo el mundo por el simple hecho serlo. Si además viven en un entorno de marginalidad y pobreza, entonces su vida puede convertirse en un auténtico infierno.

Los barrios pobres de Brasil han llevado esta situación al extremo. Las mujeres que viven en las “favelas” son víctimas habituales de la violencia criminal y policial. Los narcotraficantes las usan como “camellos” y las obligan a brindar favores sexuales para pagar deudas, son consideradas objetos por delincuentes y agentes de policía corruptos. Las escuelas, guarderías y maternidades no funcionan porque los propios trabajadores, en ocasiones, no se atreven a entrar a estas barriadas. También en las superpobladas prisiones del país son habituales los abusos, incluida en algunos casos, la violación.

Es urgente que se tomen medidas para mejorar las condiciones de vida en las comunidades marginadas. Actúa ahora para pedir al gobierno brasileño el compromiso de velar por la seguridad y ofrecer una vida digna a estas mujeres.


Esteban Beltrán
Director – Amnistía Internacional sección española


Share/Save/Bookmark

0 comentarios. Escribe aquí el tuyo:

Publicar un comentario