jueves, 5 de junio de 2008

0

Cinco es un hermoso número

Estoy realmente encantada ya que Terese Nielsen se suma a nuestro proyecto. Es la primera vez que trato con ella pero me ha parecido una persona de una extraordinaria sensibilidad y sencillez.

Cálida en sus respuestas, sólo me pide un poquito de paciencia mientras recompone el ritmo de su vida después de ciertas circunstancias personales que no me toca a mí explicar.

Ha sido una muy grata sorpresa comprobar que compartimos muchas más aficiones que el gusto por el arte o la pasión por los hijos. Dimensiones encauzadas en el poder del pensamiento y en la energía invisible de las cosas forman parte de mi vida, por suerte, desde hace ya unos cuantos años.

Darte cuenta de que tú mismo tienes el control de tu vida y de que, en un modo u otro, siempre puedes elegir, te impide mantenerte en una zona de comodidad que incluye responsabilizar a los demás, a la vida o a la mala suerte de tu caminar.

Aceptarte como eres. Tratar a ese pequeño diablillo que se esconde en tu mente, presto a engañarte, justo como lo que es, te permite empezar a conversar contigo mismo con el mismo trato exquisito que usarías con tu mejor amigo.

Porque a tu mejor amigo no lo ofendes, no lo culpas ni lo lisonjeas. Le permites ser, simplemente ser y estás allí siempre que te necesita, a pesar de sus errores, para recordarle que tú, en su momento, también aprendiste ciertas lecciones.

Empecemos pues, a mirarnos con otros ojos porque la llave de la felicidad nunca está fuera de nosotros. Así que nadie puede tirarla al mar.

No estaría nada mal que junto con todas esas asignaturas tan rimbombantes que hoy en día se imparten en las escuelas y universidades, enseñaran a los niños acerca de su unicidad y de su derecho a ser felices.

Share/Save/Bookmark

0 comentarios. Escribe aquí el tuyo:

Publicar un comentario